La generación muda, nuestros centenials.

En la generación muda no suena el teléfono

En los últimos días se han publicado ciertas noticias al respecto del titular.

Os recuerdo que los centenials son aquellos que nacieron entre el 1994 y 2010, osea nuestros jovenzuelos. Y ahora exprimamos las noticias y veamos de qué van.

Parece ser que los jóvenes no cogen el teléfono. Y dicen que es porque les parece una intromisión, que es el que llama el que más necesidad tiene de esa llamada y que es una estrategia arriesgada porque no pueden borrar lo que dicen, como si fuera un mensaje de texto.

Durante la pandemia además esta ansiedad ha aumentado porque han aumentado las videollamadas, y en esos casos se muestran tal y como son, sin filtros, y en directo.

Tanto la generación Z como los millenials, son los más pegados al móvil, los más hiperconectados, los más multipantallas, los que más interactúan en redes sociales, y sin embargo, son a los que más les cuesta relacionarse en el face to face. Prefieren bloquear a alguien que arreglarlo o hablarlo en persona. Son nativos digitales, sí, y su día a día está totalmente relacionado con la comunicación digital, y sin embargo no son capaces de hablar cara a cara y solucionar problemas o gestionar emociones porque no han practicado.

Tengo la sensación de que hemos pasado de hacer exposiciones y «teatrillos» en clase a digitalizar tanto los contenidos, que no les hacemos salir a la pizarra a hablar en público. Y aunque ellos tenga aptitudes que a los boomers nos ha costado años controlar y algunos aún no dominamos, no tienen controlado el relacionarse en persona, y creo que traerá consecuencias a medio plazo, porque esos jóvenes en unos años, tendrán que pasar por un proceso de selección en el que tendrán que mirar a la cara al entrevistador, o presentar un trabajo o una tesis doctoral, o simplemente tendrán que gestionar una ruptura amorosa.

Pensar en todo esto me hace temblar de hacia donde van o estamos llevando a nuestros jóvenes. La inmediatez de las redes sociales, les empuja a no saber hablar por teléfono, más allá de los «comepizzas» que van enviando audios por la calle.

generación muda charlando en el patio

O peor aún, comunicarse por medio de emoticonos. Os imagináis mandando un WhatssApp a vuestro jefe para pedirle un aumento de sueldo? Pues creo que ellos no se imaginan descolgar el teléfono para hacerlo. Es que la propia frase está obsoleta, ya no se descuelga ningún teléfono para llamar.

Os dejo aquí el enlace a la colaboración de este pasado fin de semana reflexionando sobre el asunto con Aloña Velasco, en su «A vivir que son dos días Euskadi» de la Cadena Ser

La semana pasada se cayó WhatssApp

Y como la actualidad manda, esta semana pasada se cayó WhatssApp durante varias horas y no pasó nada. ¿O si? Fue un buen momento para darnos cuenta de la dependencia a la tecnología, de la ausencia de comunicación cuando no hay herramientas de por medio. Y pasó hace exactamente una semana, y parece que ya se nos ha olvidado. Esto va demasiado rápido.

Y desde este pequeño Patio os invito a reflexionar de qué manera podemos ayudar a nuestros jóvenes a que practiquen más la comunicación de tú a tú.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *